[GUÍA] Cómo elegir los tipos de abonos y fertilizantes para plantas

| | Tiempo de lectura: 8 minutos

Cuando se trata de cuidar a nuestras queridas plantas, no solo la luz y el agua son importantes. 

Ellas también requieren un buen abonado para contar con los nutrientes necesarios para crecer sanas y no enfermar. 

Conocer cuándo abonarlas y, sobre todo, qué tipos de abonos para plantas y fertilizantes existen en el mercado te ayudará a saber cuáles recomendar en función del tipo de planta, y ofrecerás un mejorar asesoramiento y experiencia de compra a tus clientes.

A lo largo del artículo, te desvelamos las diferencias entre abono y fertilizante, además de detallarte sus principales características.

Todos ellos los encontrarás en la colección de abonos y fertilizantes del catálogo de Blom Market. Échale un vistazo y escoge los mejores complementos para tus plantas.

Italian Trulli
Colección de abonos y fertilizantes

¿Cuándo abonar las plantas?

Abonar las plantas permite suministrarles los nutrientes necesarios que les permiten crecer y florecer adecuadamente.

Es bien sabido que la primavera es la época estrella para realizar el abonado de las plantas. De esta forma, se las prepara para la época de verano, donde tendrán un mayor desgaste, deshidratación y se enfrentarán a altas temperaturas. 

Sin embargo, existe otro momento del año donde también necesitan bastantes cuidados. Y este momento es el otoño

Las plantas, como también sucede con los animales, se preparan para enfrentar el frío.

Es por ello que es importante darles mimos en esta estación, ya que cuando las temperaturas empiezan a bajar, el ritmo de crecimiento disminuye, pero sus funciones vitales siguen produciéndose. 

Por este motivo, es importante contar con un buen stock de abonos y fertilizantes en tu tienda para facilitar a tus clientes los productos que necesitan para que sus plantas aguanten perfectamente el periodo invernal. 

¿Cuáles son las diferencias entre abono y fertilizante?

Antes de entrar en materia, vamos a resolver una de las principales dudas que surgen sobre del mundo de los abonos. 

Y es que muchas veces usamos los conceptos «abono» y «fertilizante» indistintamente. ¿Es lo mismo abono que fertilizante? Lo cierto es que no, y a continuación te contamos el porqué. 

Por un lado, hablamos de abono cuando el material con el que está hecho es orgánico y se aplica al suelo de la planta.

En cambio, cuando nos referimos a fertilizante, este hace referencia a esas fórmulas sintéticas que cuentan con minerales como el nitrógeno, potasio y fósforo, y otros materiales. Y este se aplica directamente a la planta junto con el agua del riego. 

Uno no sustituye al otro, sino que ambos deben complementarse para conseguir aportar a la planta todos los nutrientes que requiere.

De todas formas, aunque esta sería la forma correcta de diferenciarlos, lo cierto es que está muy arraigado el uso de ambos términos como sinónimos. De hecho, a menudo se utilizan los términos «abono mineral» para referirse a los fertilizantes. 

A continuación, entramos más en detalle en los diferentes tipos de abonos y fertilizantes más populares.

Tipos de abonos orgánicos: cuáles hay y sus características principales

Añadir abono orgánico en el suelo es muy recomendable, ya que están elaborados a partir de productos o deshechos de origen animal o vegetal. Y no perjudican al medioambiente al ser completamente naturales. 

Además, suministran nutrientes a largo plazo, ya que los microorganismos que lo forman se alimentan de ellos y sintetizan los nutrientes de forma lenta, por lo que la planta se beneficiará durante un período prolongado de tiempo.

De hecho, este tipo de abono es el recomendado para las plantas en otoño porque al ser de liberación lenta, contribuye a proteger sus raíces del frío y de las heladas, y permitirá que puedan absorber los nutrientes a lo largo de todo el período invernal.

¿Para qué sirven?

La materia orgánica contribuye a lograr un terreno sea más esponjoso, facilita la aireación de las raíces en suelos arcillosos y promueve la retención de agua en los suelos arenosos. En definitiva, ayuda a evitar la pérdida de minerales debido al riego.

Sin embargo, son bajos en nutrientes, cosa que hace que se tengan que utilizar en mayor cantidad o se complementen con abonos minerales (fertilizantes).

¿Qué variedades de abonos para plantas hay?

Si profundizamos más en qué tipos de abonos orgánicos existen, a continuación encontrarás algunas de las principales opciones del mercado.

  • Compost: está formado con restos vegetales como hojas, residuos de comida, etc.
  • Hummus de lombriz: es un tipo de abono que procede de la actividad de la lombriz roja.

    Es uno de los mejor valorados, ya que ayuda a mejorar la estructura del suelo, nutre en profundidad a la planta y favorece la formación de micorrizas para garantizar una mayor resistencia a enfermedades. 

Otros abonos orgánicos que no pueden faltarte son la turba, el guano, extractos húmicos y el estiércol. 

Tipos de fertilizantes o abonos minerales más populares y sus usos

A diferencia de los abonos orgánicos, los fertilizantes no contribuyen en la estructura del suelo. Es por ello que se recomienda que sean un complemento de los orgánicos.

Al estar hechos de forma química, cuentan con muchas más opciones que los abonos orgánicos, ya que se pueden crear diferentes fórmulas específicas para que ayuden a distintos tipos de plantas. 

¿Cuáles son sus funciones?

Su contenido está formado por los elementos más importantes para el desarrollo de las plantas (nitrógeno, fósforo y potasio) así como otros elementos complementarios (como el calcio, hierro, magnesio, entre otros).

Este tipo de abono ayuda a que el suelo sea fértil y también a resistir mejor situaciones de estrés como falta de agua, enfermedades o cambios drásticos de temperatura. Al ser formulaciones específicas, esto hace que se nutran con todo lo necesario para cubrir sus necesidades.

En concreto, la tríada de minerales comentados anteriormente (y también conocidos como NPK), contribuyen a lo siguiente: 

  • El nitrógeno ayuda a que el follaje se desarrolle bien, consiguiendo unas hojas muy verdes y brillantes.
  • El fósforo contribuye a que los tallos y las raíces se desarrollen fuertes.
  • Finalmente, el potasio interviene en la floración de la planta (si se trata de una planta de interior con flor), y también previene las plagas y enfermedades.

¿Cuáles son los principales fertilizantes para plantas?

En función del tipo de aplicación, encontramos las siguientes opciones: 

  • Fertilizantes o abonos granulados: están en formato sólido y su parte positiva es que no se absorben tan rápidamente como los abonos líquidos. Permiten una liberación de los nutrientes lenta, y se debe aplicar directamente sobre el sustrato. Estos tipos de abonos conllevan menos aplicaciones.
  • Fertilizantes o abonos líquidos para plantas: se disuelven junto al agua del riego para no dañar la planta con exceso de nutrientes.

    Tienen la ventaja de que son cómodos de aplicar, ideales para esas especies que tienen un origen tropical o que están en floración y necesitan un abono más frecuente. Además, tienen un efecto más inmediato. 

Por otro lado, en función del tipo de planta que se tenga, contamos con la ayuda de estos productos:

  • Fertilizantes o abonos universales: son los que cuentan con una fórmula equilibrada de nitrógeno, fósforo y potasio como ingredientes esenciales, de la que se beneficiarán la mayoría de plantas, y que cubre las necesidades nutricionales de gran parte de plantas de interior y exterior.Funciona genial para esas plantas que tienen carencias nutricionales.
  • Fertilizantes o abonos específicos: están desarrollados para ayudar a ciertas variedades de plantas o para solucionar un problema en específico.

    En el mercado encontrarás: abono para plantas verdes, abono para plantas crasas, abono para orquídeas, abono para rosales, abono para plantas verdes, abono para hortensias, abono para cítricos, abono para plantas aromáticas, entre muchas otras opciones.

Abonos y fertilizantes para plantas: consíguelos en la colección de Blom Market

A lo largo de este artículo te hemos detallado las principales variedades de abonos y fertilizantes, para qué sirven cada una de ellas, además de su composición.

Una vez ya cuentas con este esquema básico, te será más fácil poder recomendar a tus clientes unos productos u otros en función del tipo de planta que tengan.

Además, te recordamos que podrás conseguirlos en nuestro catálogo. En él, encontrarás mayoristas como Proflor que te ofrecen muchísimas opciones diferentes de abonos y fertilizantes ideales para cualquier tipo de planta.

Te animamos a que le eches un vistazo continuación.

Italian Trulli
Colección de abonos y fertilizantes

Por otro lado, si todavía no has probado Blom Market, aquí puedes conocer mejor las ventajas del marketplace para aprovisionarte de forma rápida y sencilla.

Deja un comentario