Guía completa: cómo cuidar una orquídea para que dure mucho más [Recurso]

| | Tiempo de lectura: 8 minutos

Hablar de la orquídea es hablar de una de las plantas más elegantes y bellas que existen.

Y también de una planta que trae bastantes dolores de cabeza a muchas personas.

Las orquídeas tienen fama de ser delicadas y difíciles de cuidar, pero lo cierto es que con conocer (y comprender) su origen, y tener en cuenta sus cuidados básicos, es bastante fácil cuidar la orquídea para que dure mucho más.

A lo largo de este artículo te contamos en detalle todo lo que necesitas saber acerca de los cuidados de la orquídea para que así puedas echar una mano a tus clientes en su compra.

Además, tienes a tu disposición esta ficha de cuidados en formato DIN A4 donde hemos resumido los datos más relevantes para que puedas imprimirla y regalársela a tus clientes cuando vengan a por su orquídea.

Y no dejes de echarle un vistazo a nuestra colección de orquídeas al por mayor. La tienes a continuación.

Italian Trulli
Colección de orquídeas

Características de las orquídeas para comprenderlas mejor

Son muchas las personas que tienen dudas acerca de los cuidados de las orquídeas. Y en el caso de esta planta, es esencial conocer su origen para comprender su comportamiento cuando se encuentra en el interior, ya sea de una casa u oficina, por ejemplo.

Tiene origen tropical y se trata de una planta epífita. Esto significa que vive en las ramas y troncos de los árboles, y necesita altas temperaturas, humedad ambiental elevada y bastante luz (pero no de forma directa).

El hecho de vivir en los troncos de los árboles hace que sus raíces no están nunca en contacto con el suelo. Y esto quiere decir que el agua que recogen es de la lluvia. Una vez se ha acabado la temporada de lluvias, las orquídeas no tienen más contacto del agua (excepto la que  absorben de la humedad ambiental del lugar).

Tipos de orquídeas principales y colores

Existen muchos tipos de orquídeas (más de 25000 especies silvestres conocidas), pero las más populares son:

  • Orquídea Phalaenopsis: sin duda, es la más común y extendida. Sus hojas son carnosas y las flores tienen forma de mariposa.

  • Orquídea Cymbidium: destaca por la fragancia que desprende, y tiene mucha floración. Además, es uno de los tipos de orquídeas preferidos para ser cultivados en interior debido a la facilidad de sus cuidados.

  • Orquídea Cattleya: tiene poca floración, pero sus hojas son de gran tamaño.

  • Orquídea Dendrobium: es una de las variedades de orquídeas más comunes. Son conocidas por tener hojas estrechas y puntiagudas.

Y si hablamos de colores de las orquídeas naturales, estas se pueden encontrar mayoritariamente en color morado (las orquídeas moradas representan el amor puro y eterno), en tonos rosados (ideal como planta para el Día de la Madre), orquídeas blancas (relacionadas con el amor puro y eterno), entre otros colores.

¿Cuánta luz necesita una orquídea?

Necesita recibir luz de forma indirecta, es decir, difusa. Esto se debe a que se trata de una planta tropical que está acostumbrada a contar con mucha luz, pero siempre “filtrada” por los árboles.

Si no recibe suficiente luz, la planta empezará a tener hojas amarillas. Y si, por el contrario, recibe más luz de la necesaria, puede llegar a deshidratarse, que se traduce en quemaduras y manchas de aspecto seco.

Por lo tanto, es recomendable situar las orquídeas, tanto en casa como en una oficina, cerca de una ventana, aunque con una cortina que filtre la luz.

¿Qué tipo de maceta es la más apropiada?

Este punto está muy ligado con el anterior. Y es que es esencial para las orquídeas contar con un tipo de macetas en concreto.

Recuerda que, si algo caracteriza a estas plantas, es que realizan la fotosíntesis también a través de las raíces.

Por lo tanto, necesitan que sus raíces reciban siempre la luz solar. Y para lograrlo, las macetas o tiestos para las orquídeas deben ser transparentes.

Además, contar con una maceta transparente para la orquídea ayuda muchísimo a conocer el estado de sus raíces y saber si quizá hay plagas. En definitiva, ayuda a conocer el estado de salud de la planta.

Descubre cómo se riegan las orquídeas

Si el tema de la luz es importante para las orquídeas, el asunto del agua no se queda atrás en cuestión de relevancia.

Antes de entrar de lleno a conocer cómo es el riego de las orquídeas, debes entender por qué es un punto crucial en su superviviencia.

Estas plantas, cuando se encuentran en su medio natural (una selva tropical), reciben grandes cantidades de agua gracias a las precipitaciones. Cuando no hay lluvia, se abastecen del agua que han ido almacenando en sus raíces, y también de la humedad ambiental.

¿Y qué ocurre cuándo se riega demasiado la orquídea o su drenaje no es bueno? Las raíces se pudren. Además, si se riega muy a menudo, pero la cantidad de agua es escasa, las raíces de la orquídea no pueden absorberla bien ni retenerla.

Una vez comentado esto, ¿cuáles son los cuidados de riego que necesita la planta orquídea?

  • Requiere riegos abundantes y espaciados, siempre asegurando que cuenta con un buen drenaje y que no habrá exceso de agua.
  • Se suele recomendar regar las orquídeas por inmersión. Se sumerge la maceta en un recipiente con agua durante unos 10 minutos, siempre evitando que se mojen las hojas. Se puede repetir el proceso una vez a la semana, o cuando empiece a tener las raíces un poco grises.
  • Se aconseja regarla por la mañana, ya que la temperatura es más alta y ayuda a que el agua se evapore más pronto que por la noche, cuando suele hacer más frío.
  • En épocas cálidas, se recomienda regar las orquídeas 1-2 veces a la semana. En épocas más frías, en cambio, con una vez cada 2 semanas es suficiente.

Humedad ambiental y temperatura ideal para una orquídea

Este factor es también muy importante, y es que la orquídea Phalaepnopsis (por ejemplo), necesita contar con una humedad ambiental de entre el 50% y el 80%. Esto es consecuencia directa de que su hábitat natural sean las zonas tropicales y subtropicales.

¿Y cómo lograr esta elevada humedad ambiental para las orquídeas? Toma nota:

  • Vaporiza habitualmente sobre sus hojas. Eso sí, evita que el agua caiga en el centro de estas. Y tampoco mojes las flores.
  • Funciona muy bien situar recipientes con agua cerca de las plantas, además de agrupar las diferentes plantas que se tengan en un mismo espacio. De esta forma, se consigue un microclima con mayor humedad.
  • Es también recomendable situar bolitas de arcilla justo debajo de la maceta con la orquídea. De esta forma, conseguimos que se retenga bastante el agua y en el momento de la evaporación se incrementará la humedad del aire de alrededor de la maceta. Es ideal para evitar que las raíces queden empapadas.

En cuanto a la temperatura de la orquídea, al tratarse de una planta de origen tropical, le encanta contar con una temperatura que oscile entre los 15 °C y los 30 °C. La temperatura ambiental del interior de una casa es adecuada para cultivar la orquídea.

Además, recomienda siempre a tus clientes que la sitúen en ambientes ventilados, aunque evita a toda costa las corrientes fuertes de aire. Si la orquídea no tiene una buena ventilación, será mucho más propensa a tener hongos y otras enfermedades que podrían poner en juego su salud.

Qué tipo de sustrato y abono necesita

Las orquídeas necesitan una tierra que garantice un buen drenaje y aireación para que sus raíces se desarrollen de forma adecuada y cuenten con espacio suficiente para ello.

Por lo tanto, es ideal un suelo ligero y poroso. También se suele recomendar usar pedazos de corteza sueltos, que no retienen tanto el agua y ayudan a que las raíces se mantengan húmedas por más tiempo.

En cuanto a la renovación del sustrato, se aconseja hacerlo cada 2-3 años, cuando toque hacer el trasplante.

¿Y en qué debe fijarse uno a la hora de elegir el abono de las orquídeas? En que cuente con los nutrientes Nitrógeno (N), fósforo (P) y potasio (K), que en función de la etapa de crecimiento en la cual se encuentre la planta, se tendrá que añadir más cantidad de un nutriente que otro.

Por ejemplo, en la fase de crecimiento es ideal que la orquídea cuente con un fertilizante donde predomine el nitrógeno por encima de los otros dos nutrientes. En la fase de floración, es aconsejable que haya más fósforo y potasio. Y el resto del año, con que cuente con un fertilizante con una fórmula equilibrada de los 3, es suficiente.

Este fertilizante se puede añadir cada 4 semanas, y el mejor momento para hacerlo es mediante el riego por inmersión y añadiendo directamente el producto en el agua.

En general, es recomendable usar sustratos y fertilizantes especialmente formulados para orquídeas.

Preguntas frecuentes acerca del cuidado de las orquídeas

Toma nota de estos cuidados de las orquídeas.

¿Cuándo cortar las varas florales de la orquídea?

Es una duda muy común. Y la respuesta es “depende”.

Si la vara de la orquídea se ha secado, entonces córtala por la base.

En cambio, si la vara no se ha secado pero las flores de la orquídea se han caído, corta la vara por encima del primer nudo (saldrá una nueva vara) o déjala tal como está. Al podar la orquídea, permites que pueda florecer de nuevo.

¿Por qué se ponen amarillas las hojas de las orquídeas?

Esto suele ocurrir a raíz de que la planta no está recibiendo suficiente luz. El primer paso es que sus hojas se vuelven más oscuras, y en casos extremos se vuelven amarillas y caen. Si se trata de una planta vieja, es algo normal.

¿Por qué se le caen las flores a la orquídea?

Son muchas las personas las que se preguntan por qué se caen las flores de las orquídeas.

Mayoritariamente, se puede deber a una falta de riego, a un exceso o falta de luz, a estar situada en un lugar con una temperatura muy elevada o encontrarse en corrientes de aire.

¿Cuándo florece la orquídea y cuánto duran sus flores?

Las flores de la orquídea son de las que más duran (hasta 3 meses).

Además, a lo largo de su época de floración (que da comenzo al inicio de la primavera, aunque la orquídea Phalaepnopsis cuenta con diferentes floraciones a lo largo del año), no deja de generar flores nuevas.

Esto se traduce en una planta con flores disponibles durante varios meses del año. Y es una opción ideal también como flor para ramos de novia.

¿Cómo revivir una orquídea y hacer que vuelva a florecer?

Te recomendamos que, en otoño o primavera, situes la orquídea durante unas 3 semanas en un lugar fresco con una temperatura nocturna de unos 15 ºC, y luego durante el día ponla en un sitio con 10 ºC más.

De esta forma, se consigue que empiece a desarrollar inflorescencias debido a los contrastes de temperatura entre día y noche.

Además, ten en cuenta estos otros factores que pueden alterar la floración y generar quebraderos de cabeza a tus clientes:

  • Durante su época de floración, la orquídea necesita recibir suficiente luz. De no ser así, la planta no florecerá.
  • En el momento de la floración es cuando la orquídea necesita más abono para poder desarrollar las flores (cada 10-12 días, por ejemplo).
  • Se puede acelerar el proceso de recuperación y revivir la orquídea antes si se la pulveriza con un vigorizante específico para esta planta.

¿La orquídea es de interior o exterior?

Lo cierto es que se trata de una planta que puede adaptarse fácilmente a ambas situaciones, e incluso pueden hacerlo mejor en el exterior (siempre y cuando esté bien cuidada y se trate de climas cálidos).

Recuerda descargarte esta ficha de cuidados de la orquídea con los datos más relevantes que tus clientes necesitarán saber acerca de su nueva pplanta favorita.

Descubre también a continuación la colección de orquídeas de Blom Market. ¡No te la pierdas!

Italian Trulli
Colección de orquídeas

Y si todavía no formas parte de Blom Market, regístrate a continuación y descubre las ventajas.

Deja un comentario